JÓVENES

GRACIAS SEÑOR

Gracias, Señor, por la paz, la alegría y por la unión que los hombres, mis hermanos, me han brindado, por esos ojos que con ternura y comprensión me miraron, por esa mano oportuna que me levantó.
Gracias, Señor, por esos labios cuyas palabras y sonrisas me alentaron, por esos oídos que me escucharon, por ese corazón de amistad, cariño y amor que me dieron.
Gracias, Señor, por el éxito que me estimuló, por la salud que me sostuvo, por la comodidad y diversión que me descansaron.
Gracias, Señor,... me cuesta trabajo decírtelo,... por la enfermedad, por el fracaso, por la desilusión, por el insulto y engaño, la injusticia y soledad por el fallecimiento del ser querido. Tú lo sabes, Señor cuán difícil fue aceptarlo; quizá estuve a punto de la desesperación, pero ahora me doy cuenta de que todo esto me acercó más a Ti. ¡Tú sabes lo que hiciste!
Gracias, Señor, sobre todo por la fe que me has dado en Tí y en los hombres; por esa fe que se tambaleó, pero que Tú nunca dejaste de fortalecer, cuando tantas veces encorvado bajo el peso del desánimo, me hizo caminar en el sendero de la verdad, a pesar de la oscuridad.
Gracias, Señor, por el perdón que tantas veces debería haberte pedido, pero que por negligencia y orgullo he callado.
Gracias, Señor, por perdonar mis omisiones, descuidos y olvidos, mi orgullo y vanidad, mi necesidad y caprichos, mi silencio y mi excesiva locuacidad.
Gracias, Señor, por dispensar los prejuicios a mis hermanos, mi falta de alegría y entusiasmo, mi falta de fe y confianza en Ti, mi cobardía y mi temor en mi compromiso.
Gracias, Señor, porque me han perdonado y yo no he sabido perdonar con la misma generosidad.
Gracias, Señor, por indultar mi hipocresía y doblez, por esa apariencia que con tanto esmero cuido, pero que sé en el fondo no es más que engaño a mí mismo.
Gracias, Señor, por disculpar esos labios que no sonrieron, por esa palabra que callé y esas manos que no tendí y esa mirada que desvié, esos oídos que no presté, esa verdad que omití y ese corazón que no amé.
Gracias, Señor, por esa protección con que siempre me has preferido y te suplico muy encarecidamente por tu amor, disculpes mi silencio y cobardía.
Gracias, Señor, por todos lo que no te dan gracias, por los que no imploran de tu ayuda y por los que no te piden perdón, no abandones las obras de tus manos, y que llenes mi vida de esperanza y generosidad.
 Hágase tu voluntad y no la mía.


GRACIAS A LA VIDA
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio dos luceros que, cuando los abro,
perfecto distingo lo negro del blanco
y en el alto cielo, su fondo estrellado
y en las multitudes, el hombre que yo amo.
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el oído que, en todo su ancho,
graba noche y día grillos y canarios,
martirios, turbinas, ladridos, chubascos
y la voz tan tierna de mi bien amado.
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el sonido y el abecedario.
Con él, las palabras que pienso y declaro:
madre, amigo, hermano y luz alumbrando
la ruta del alma del que estoy amando.
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la marcha de mis pies cansados.
Con ellos anduve ciudades y charcos,
playas y desiertos, montañas y llanos
y la casa tuya, tu calle y tu patio.
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dio el corazón que agita su marco
cuando miro el fruto del cerebro humano,
cuando miro el bueno tan lejos del malo,
cuando miro el fondo de tus ojos claros.
Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto.
Así yo distingo dicha de quebranto,
los dos materiales que forman mi canto
y el canto de ustedes que es el mismo canto,
y el canto de todos que es mi propio canto.
Gracias a la vida, gracias a la vida.




XXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXXX


Oración






xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx




 Gracias por poder comunicarnos

Hoy, Señor, queremos cantarte a Ti
con nuestras palabras jóvenes
y nuestro lenguaje de la calle
que TÚ tan bien entiendes.
Por ser viajeros del tren de la vida,
por habernos juntando aquí,
por los amigos que empezamos a conocer,
te damos gracias con fuerza y ternura.

Por todas las formas de comunicarnos:
la palabra y el gesto con la mano abierta,
la sonrisa, el guiño, el beso y las lágrimas,
te damos gracias con fuerza y ternura.
Por los ojos que saben decir
lo que llevan dentro,
por los pies que nos acercan
a los que están solos,
por el cuerpo que expresa
nuestros sentimientos,
te damos gracias con fuerza y ternura.

Por la persona que no es isla,
por los que abren las puertas de su corazón,
por quienes con su amor nos dan vida,
te damos gracias con fuerza y ternura.

Gracias, por poder mirarnos y estar juntos.
Gracias, por nuestro camino estrenado.
Gracias, porque TÚ estás con nosotros,
prenda y señal de nuestra comunicación.


Tolerar es soportar y… mucho más
Cuando nos referimos a tolerar, podemos entender esta palabra en sentido “pobre” y en sentido “rico”:
• En sentido “pobre” (escaso, mínimo, precario, débil), damos a tolerar el significado de soportar; tener paciencia ante los errores y fallos de los demás; no agredir al que piensa distinto de nosotros; dejar en paz a la persona que nos ofende; no irritarnos ante la diferencia… ¡Ojalá todo el mundo tuviera, por lo menos, esta tolerancia!
• En sentido “rico” (pleno, profundo, hondo, fuerte), damos a tolerar el significado de reconocer el pluralismo; respetar la diversidad; compartir con los demás las diferencias como algo positivo, beneficioso, enriquecedor…
Queda claro que en este segundo sentido la tolerancia no es la actitud del débil, paciente, incapaz, tímido, resignado, impotente; ni tampoco la del perdonavidas, pedante, indiferente, elitista, “superior”, despectivo…

La tolerancia insuficiente, la tolerancia y la intolerancia
Es tolerante pero poco
Es realmente tolerante
Es realmente intolerante
• El que perdona y disimula los errores de los demás.
• El que no ataca a los que piensan distinto de él.
• El que cree que forma parte de la porción sana de la sociedad.
• El que piensa: bastante pena tienen de ser como son.
• El que dice: ¡qué mala es la gente!
• El que añora tiempos y costumbres de mayor uniformidad.
• El que enseña la verdad a los demás.
• El que gusta de responder.
• El que intenta comprender a los que, a su juicio, se equivocan.
• El que se acerca a los que piensan distinto de él.
• El que cree que todo el mundo tiene virtudes y defectos.
• El que piensa: por suerte todos somos como somos.
• El que dice: ¡qué malas somos las personas!
• El que está convencido de que en la variedad está el gusto.
• El que busca la verdad en los demás.
• El que gusta de preguntar.
• El que cree que siempre tiene razón y que los demás se equivocan.
• El que se aleja de los que piensan distinto.
• El que profesa que hay razas o culturas superiores a otras.
• El que quiere que todo el mundo piense igual (igual que él, claro).
• El que dice: ¡el único bueno soy yo!
• El que dice que hay excesivas formas de pensar distintas.
• El que cree que la libertad es un mal.
• El que no quiere escuchar.


Tienes que ser único y diferente, y brillar a tu manera.

Ustedes se rien de mi por ser diferente, y yo me rio de ustedes por ser todos iguales.

No necesitas a gente que te siga y haga lo que tú haces... para eso está tu sombra.

Para ser irreemplazable, uno debe buscar siempre ser diferente.

Yo creo firmemente que el respeto a la diversidad es un pilar fundamental en la erradicación del racismo, la xenofobia y la intolerancia.

Si hay algún mensaje de mi trabajo es, en última instancia, que está bien ser diferente, que es bueno ser diferente, que debemos cuestionarnos a nosotros mismos antes de emitir un juicio sobre alguien que aparenta ser diferente, se comporta diferente, habla diferente, o es de un color diferente.

Un mismo texto admite infinito número de interpretaciones.

Dos personas miran al exterior a través de los mismos barrotes: la una ve el fango y la otra las estrellas.

Les enseñamos a los niños que hay tantas palabras como colores, y que hay tantos pensamientos porque de por sí el mundo es para que en él nazcan palabras. Que hay pensamientos diferentes y que debemos respetarlos...Y les enseñamos a hablar con la verdad, es decir, con el corazón.


           

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx




FÁBULA DE LA MAESTRA

Una profesora en clase saca de su cartera un billete de 20 euros y lo enseña a sus alumnos a la vez que pregunta: “¿A quién le gustaría tener este billete?”. Todos los alumnos levantan la mano.

Entonces la profesora coge el billete y lo arruga, haciéndolo una bola. Incluso lo rasga un poquito en una esquina. “¿Quién sigue queriéndolo?”. Todos los alumnos volvieron a levantar la mano.

Finalmente, la profesora tira el billete al suelo y lo pisa repetidamente, diciendo: “¿Aún queréis este billete?”. Todos los alumnos respondieron que sí.

Entonces la profesora les dijo:

“Espero que de aquí aprendáis una lección importante hoy. Aunque he arrugado el billete, lo he pisado y tirado al suelo… todos habéis querido tener el billete porque su valor no había cambiado, seguían siendo 20 euros.

Entonces os pregunto :

-¿Alguna vez alguna persona te ha ofendido, rechazado?


-¿Has tenido acontecimientos que te sacuden o te dejan roto ?


-¿Ha habido alguna persona que te haya dejado tirado por el suelo ?


-¿Quién no ha sentido alguna vez que no vale nada y no sirve para nada ?


MORALEJA: Recuerda, tu valor no cambiará NUNCA para la gente que realmente te quiere. Incluso en los días en los que sientas que estás en tu peor momento, tu valor sigue siendo el mismo, por muy arrugado que estés¨



                                    ORACIÓN

Señor:

Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes
y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.
Si me das fortuna, no me quites la razón,
si me das el éxito, no me quites la humildad,
si me das humildad, no me quites la dignidad.
Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla,
no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.
Enséñame a querer a la gente como a mi mismo
y a no juzgarme como a los demás. 
No me dejes caer en el orgullo si triunfo, 
ni en la desesperación si fracaso.
Más bien recuérdame que el fracaso 
es la experiencia que precede al triunfo.
Enséñame que perdonar es un signo de grandeza
y que la venganza es una señal de bajeza.
Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso.
Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme 
y si la gente me ofende, dame valor para perdonar.

¡Señor… si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí!



xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx



                                     LA  CONFIANZA


 ABANICO DE ESTIMAS.

Objetivo: Favorecer la confianza y la cooperación grupal.
Tiempo: Entre 15 y 30 minutos.

Sentados en círculo cada persona escribe su nombre en la parte alta de la hoja y pasa la hoja a la persona de su izquierda. Esta le escribe algo que le ha gustado de la persona anterior y sigue pasando la hoja hacia la izquierda. La siguiente persona también escribe algo que le gusta de la persona cuyo nombre pone en la hoja y se la pasa al siguiente. Así, hasta que dando una vuelta completa vuelva a su propietario.

Para evitar que nadie se vea influido por lo que pongan las personas anteriores se puede doblar el papel en abanico y cada persona escribir su mensaje en uno de los pliegues del abanico.

Evaluación:
 ¿Qué hemos pensado al pensar que estaban escribiendo de nosotros/as?
 ¿Cómo nos hemos sentido nosotros al escribir de los demás compañeros/as?


Oración final: confía en Dios

Dios no se ha conformado con regalarnos la vida y darnos el tesoro de nuestras riquezas personales. Nos quiere tanto, y quiere tanto nuestro bien, que se ha hecho hombre en Jesús de Nazaret para enseñarnos a vivir la vida de verdad, y desarrollar al máximo todas nuestras capacidades. Se ha hecho hombre para enseñarnos a ser personas realmente humanas, personas auténticas. Jesús vive hoy resucitado entre nosotros, saliendo a nuestro encuentro de mil maneras para regalarnos su amistad y compañía. Lo más grande que le puede pasar a una persona en esta vida es encontrarse con Jesús y conocerlo de verdad. Los que así lo hacen, los que han dejado que Jesús entre en su corazón, único lugar posible donde se le puede conocer de verdad, han visto cómo su vida ha cambiado y se ha llenado de alegría. Y es que cuando una persona se deja querer por Jesús, es como si volviera a nacer a una vida nueva donde lo único que importa es seguirle y confiar siempre en él. En esto consiste la Fe cristiana, en confiar en Alguien que sabemos nos quiere y que siempre cuidará de nosotros.




xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx




GRUPO DE CONFIRMACIÓN (CURSO 2014 - 2015)


                  ¡HOLA!, aquí estamos de nuevo. Por fin, después del período estival, nos reunimos nuevamente en nuestra parroquia el grupo de jóvenes que nos estamos preparando para recibir el sacramento de la Confirmación.

                Tuvimos un primer contacto el viernes 3 de octubre. Nos dio mucha alegría reencontrarnos de nuevo y poder compartir vida nuevamente. Nos pusimos al día de cómo había transcurrido nuestro verano y de las experiencias que habíamos vivido…. Y dialogamos sobre lo que queríamos hacer este año en nuestras reuniones y hacia dónde queríamos caminar.

             Os dejamos algunos materiales que trabajamos en nuestra segunda reunión, esperamos que os gusten, os animamos a que también vosotros los meditéis. ¡Ánimo!


-------------------------------------------------------------------------------------


EL INVENTARIO DE MI VIDA


Escribe tantas respuestas, a las 7 preguntas, como se te ocurran, rápidamente y sin detenerte a reflexionar profundamente.

1.-  ¿Cuáles son las cosas, los acontecimientos, las actividades que me hacen sentir que realmente vale la pena vivir, que es maravilloso estar vivo?


2.-  ¿Qué es lo que hago bien?, ¿en qué puedo contribuir a la vida de los demás?, ¿qué es lo que hago bien para mi propio desarrollo y bienestar?


3.-  Dada mi situación actual y mis aspiraciones, ¿qué necesito aprender a hacer?


4.- ¿Qué deseos debo convertir en planes?, ¿he descartado algunos sueños por no ser realistas, y que deba volver a soñar?


5.-  ¿Qué recursos tengo sin desarrollar o mal utilizados? Estos recursos pueden referirse a cosas materiales, a talentos personales, o a amistades


6.-  ¿Qué debo dejar de hacer ya?

  

7.-  ¿Qué debo empezar a hacer ya?


-------------------------------------------------------------------------------


                    LO PRIMERO EN MI VIDA
 
Para chequearse uno mismo…
Marcar por ítem un puntaje del 1 al 5, según la siguiente escala:

      1.      no pasa por mi mente;
      2.      a veces lo pienso, pero no me quita el sueño;
     3.      si, me preocupa… pero ya fue, así estoy bien. Me da fiaca (pereza);
    4.      es un tema que analizo muy seguido, y a veces trato de hacer algo al respecto. No siempre puedo/tengo ganas;
    5.      me importa mucho. Es lo que me motiva, y lo tengo presente en todo lo que hago, o la mayoría del tiempo.

Una vez completado todo, buscar todas las respuestas que calificaste con 5, y meditar acerca de ello. Si tenes tiempo, hazlo con cada uno de los 5 ítems, ¡y pídele a Dios que te ayude a poner en orden las prioridades en tu vida!
        

c      Las deudas, cuentas, sueldo.
c      Los amigos.
c      Dificultades en el trabajo.
c      La familia
c      La opinión de mis allegados sobre lo que hago, o sobre lo que soy.
c      La inseguridad
c      El dengue
c      La injusticia
c      Las decisiones del gobierno
c      No haber pedido perdón a alguien
c      La vejez
c      Dar animo al que veo bajoneado
c      La muerte
c      La soledad
c      La diversión
c      Probar cosas nuevas
c      La gripe A
c      Confort, comodidades.
c      Salud propia.
c      En qué puedo serle útil a Dios (servirle).
c      La salud de mi familia, amigos.
c      Me cuesta orar
c      Empezar una relación amorosa
c      Ser bueno en algún deporte
c      Ser reconocido por mis esfuerzos
c      Que mi equipo salga campeón
c      Leer la Biblia para conocer mas de Dios
c      Comenzar y terminar una carrera superior
c      Ir a la playa
c      Comprar un auto/ moto / bici
c      Formar un grupo de música
c      Hacer sentir el amor de Dios a los demás
c      Armar una  microempresa
c      La hipocresía
c      Aprender a tocar un instrumento
c      Formar una familia
c      Tener hijos
c      Quedar en River (para jugar en primera)
c      Los que mueren sin Dios.
c      Estar a la moda
c      Los que viven, pero están muertos en vida, sin rumbo
c      Cambiar el celular
c      Que alguien se interese por cómo me siento
c      Tocar un instrumento
c      Tener lo ultimo de lo ultimo en tecnología
c      Sentir a Dios en mi vida
c      Ser buen ejemplo a los más chicos que yo
c      Viajar y conocer lugares
c      Encontrar a la persona ideal para mí
c      ¡Que la persona ideal para mí me de la hora al menos!
c      Que mis viejos se lleven bien
c      Dejar de depender de un vicio
c      Sentirme bien, a pesar de los problemas.
c      Reconciliarme con quien estoy peleado.
c      No llevarme ninguna materia y descansar en vacaciones.
c      Ir al campo

--------------------------------------------------------------------------------


ORAMOS JUNTOS 


CRISTO, ENTRA EN MI CAMINO

Cristo, vengo a cruzar mi vida con la tuya
y a pedirte que camines a mi lado.
Yo sé, aunque mi vida aún es joven,
alguien tiene que darle sentido.

Jesús, tú sales a nuestro encuentro,
y te fijas en nuestras pisadas,
y en el polvo que dejamos al caminar.

Aquí estamos, Jesús, como el joven rico
a quien tú miraste con cariño:
aquí estamos como él,
preguntándonos por nuestra vida
y la que tú nos ofreces;
aquí estamos en el camino de la vida.

Jesús, entra en nuestro camino
y con tu fuerza y con tu luz
enséñanos que Tú vales la pena.
Estamos a tiempo, Jesús.
No tenemos miedo, entra en nuestra vidas.

            xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx